Noticias

03-03-2017

Para el Centro de Navegación soplan otros vientos

En una entrevista con Comex Online el presidente de la entidad, Guillermo Hernández, se refiere a la necesidad de cambios

03.03.2017 21:15  | 

¿Cómo analiza el Centro de Navegación este proceso de fusiones entre grandes armadores que se está dando?

Guillermo Hernández: No me sorprende esta tendencia a la unión y me preocupa en cuanto al futuro de nuestra actividad.

Las consecuencias de esta monopolización y concentración de grandes armadores, es un tema difícil en cuanto a la actividad del agente marítimo, que es básicamente lo que representa nuestra Institución 

Más allá de que hay armadores que son socios del Centro, lo son a través de la figura de agente marítimo 

El problema es el hecho de no derramar equitativamente hacia todos.

¿Cree que los armadores con estas estrategias pueden hacer repuntar el negocio? 

G.H.: Son ciclos que se dan.

Los armadores creo que han jugado una situación equívoca en determinado momento, me parece que sobreestimaron la demanda; como se vió hubo en un momento un auge de ordenes de construcción, que después se tradujo en una sobreoferta de bodega con la consecuencia de caída estrepitosa de fletes.

Hoy está esa presión del armador de ajustar y ajustar, para poder competir y hacer viable el negocio. 

Ahora, la consecuencia de determinada política ¿los ha llevado a darse cuenta que el armador no puede subsistir sin la función del agente marítimo? 

G.H.: Justamente, una de las grandes preocupaciones que tenemos en el seno del Centro, es volver a redefinir la función del agente marítimo.

La industria ha cambiado a lo largo del tiempo y la función del agente marítimo se tiene que volver a adaptar a esta nueva realidad.

y la función del Centro es concientizar a todo el medio marítimo de cuáles son sus roles y jerarquizarlos. 

Nosotros estamos empeñados en transmitir a los colegas en todo el mundo la forma de buscar colegiar esta actividad, es decir hacerlo un instrumento que sea necesario e inevitable.

Si bien depende de las regulaciones de cada país, de algún modo ver cómo se puede llevar adelante. Nosotros tenemos una gran ventaja de inicio, y es que el agente marítimo como figura esta mencionado en nuestra Ley. 

De todas formas, creo que una vez que los niveles de flete vuelvan a situaciones normales, el negocio del agente marítimo será el de siempre, y no aquel que de algún modo se fue transformando porque el armador fue abarcando cada vez más, cuando el flete y el margen de sus ganancias se redujo. 

¿Ustedes ven efectiva esa tendencia de salir a buscar más el producto, cómo están haciendo los puertos por ejemplo?

 G.H.: Sin dudas, pero hay un tema que es insoslayable porque más allá de que el puerto vaya al producto, los barcos llegan hasta donde llegan. 

Con lo cual tenemos que inevitablemente pensar en función a los costos logísticos.  

¿Cuál sería la solución para poder competir entonces en cuanto a costos? 

G.H.: El problema es que en este país cada uno se maneja en compartimentos estancos. Acá tenemos un tema con la Aduana, que creo es un Ente sobredimensionado a mi criterio, que siempre se ha usado como caja política, y que ha sido bastante sorda respecto al resto de los actores que intervienen. 

El Centro de Navegación participó activamente en la comunidad portuaria para poder lograr un sistema más ágil. Pero el punto clave siempre ha sido tratar de mejorar las cuestiones aduaneras. 

Toda esa complejidad individual hay que intentar mejorarla. 

También acá, por otro lado, se desarrolló mucho más el transporte terrestre en detrimento de lo que es el transporte por agua. Y se necesita mejorar la infraestructura en ese sentido.  

¿Creen que ahora pueden darse esas mejoras, teniendo en cuenta un nuevo contexto?  

G.H.: Hoy existe una atmósfera más favorable, con más diálogo, autoridades más permeables. Ahora me parece que hay una voluntad política para invertir y mejorar la infraestructura a través de un Plan, que busca recuperar las vías ferroviarias...

¿Y la Hidrovía?

G.H.: La Hidrovía hemos hablado tanto, y se ha hecho tan poco.  

El punto es encontrar un consenso entre los usuarios, concesionarios y Autoridad de Aplicación, para ver cómo podemos adaptar la Hidrovía a los desafíos que tenemos por delante para los próximos años. Sabemos que los armadores están y tienen proyectos para traer barcos, pero tenemos que adecuarnos al Puerto de Buenos Aires, al de La Plata, ésto tiene que ser coordinado con el resto de las necesidades del país.

Hay propuestas interesantes. En ese aspecto estuvimos en el Centro intercambiando ideas con los prácticos, con la Prefectura Naval Argentina que tiene una actuación técnica, hemos avanzado con propuestas y dependerá de la voluntad política. 

Argentina está esperando políticas de Estado a mediano y largo plazo, acá nos encontramos en una situación  donde estamos muy atrasados en ese sentido.

Nos hemos quedado en el tiempo en cuanto a los accesos, y eso es de prioridad nacional para poder duplicar la producción que por algún lado va a tener que salir.

Desde el Centro tratamos de aplicar el sentido común y el pragmatismo. Después está lleno de proyectos faraónicos, pero lo que tenemos que planificar es un gradualismo.

En este país hablamos mucho y hacemos poco.  Tenemos que empezar a hacer cosas posibles.

Finalmente, ¿cuál es el enfoque que le quiere dar al Centro como su Presidente?

G.H.: Soy partidario del trabajo en equipo.  No creo que las políticas que hoy necesita el escenario marítimo se reduzcan a las participaciones unipersonales.

También desde el Centro estamos revisando nuestros sistemas de comunicación porque necesitamos más diálogo y saber comunicar mejor.

Si bien nosotros siempre fuimos dialoguistas.

¿Ustedes se integran con el área sindical, conversan con el Gobierno?

Si, incluso hoy los sindicatos también están en un cambio profundo.

Hay un cambio significativo en la forma de dialogar, con ciertos métodos que ya no conducen a ningún lado. 

Por último, ¿cómo evalúa el proyecto de una Ley de Marina Mercante? 

G.H.: Lo veo positivo. No tiene grandes fallas. Si bien no fuimos consultados, pero eso es un crítica que nos hacemos nosotros mismos porque no tenemos participación en el ámbito legislativo. Y ese es el cambio al que me refiero, en este caso tenemos que abrir una puerta en el Parlamento. 

 

Fuente: Comex Online
Centro de Navegación
Florida 537, Piso 20º, Buenos Aires, Argentina
Te 54 11 4394 0520
info@centrodenavegacion.org.ar