NOTICIAS

28/07/2020 | INFRAESTRUCTURA PORTUARIA

TERMINAL TECPLATA

Capeando el temporal

Desde Tecplata explican que hoy están importando más que exportando en Argentina. Al revés de lo que ocurre en el mundo.

Asimismo, acaban de captar un contrato de importación de hidróxido de aluminio "que fue una especie de milagro en este momento", destacó el CEO de la empresa Bruno Porchietto.

 

"Es el mundo de revés", nos explicó el empresario italiano, Bruno Porchietto, que se encuentra al frente Tecplata, y desde España nos concedió una entrevista a través de la plataforma Zoom, porque aún no puede regresar a la Argentina por la pandemia. "Eso es porque estamos más competitivos en importación, ofreciendo ventajas en comparación con otras terminales, así que considerando como está la situación por la pandemia y a nivel país, estamos bastante bien, hay que ver cuánto dura, porque nuestros clientes están sufriendo mucho."

¿Cómo los impacta toda esta situación de crisis?

Bruno Porchietto: La reducción de actividad nos impactó mucho, sobre todo en nuestro cliente principal que es Petrocuyo. Ellos pararon todo y ahora están volviendo muy tímidamente al mercado. Pero en realidad nosotros somos un eslabón en el transporte de mercaderías, si no hay demanda, no hay muy poco que se puede hacer en un puerto para movilizar la carga.

Tenemos la ventaja de ser parte de un gran grupo, que si bien sufre las consecuencias por el Covid, estamos dentro de un sector que no ha muerto en la pandemia, porque hay que continuar moviliendo mercadería, y por un pais que cierra hay otro que abre. El grupo tiene espaldas en ese sentido. Además, China está volviendo a crecer, hay oportunidades, y eso cuando es una multinacional te permite amortiguar los impactos.

En nuestro caso, nos paró bastante todos los proyectos nuevos, porque acabábamos de anunciar un servicio con Evergreen y se frenó un poco todo. Y ahora estamos esperando para poder empezar los primeros booking de ese servicio, pero nuestros planes eran poder empezar en Marzo - Abril justo cuando empezó la pandemia.

Las autoridades están visitando mucho al puerto..

B.P.: Hasta ahora, la verdad que tanto las autoridades de la provincia de Buenos Aires, como las de Berisso y Ensenada, demostraron mucho interés en el futuro de la terminal y están apoyando bastante. Dentro del apoyo posible, claro, no esperamos un apoyo comercial por parte de la política, el tema comercial tenemos que hacerlo nosotros. Pero es bastante alentador ver como tuvimos muchas visitas, viendo qué se podía hacer para ayudar a hacerlo crecer.

¿Cuál es el hinterland que visualizan hoy para el puerto?

B.P.: Nosotros en el mercado nos posicionamos en realidad como una alternativa al puerto de Buenos Aires, porque hoy con el Paseo del Bajo, un cliente puede llegar igual de rápido y no tiene los tiempos de espera que hay en Buenos Aires y se ahorraría dinero.

¿Cuál es su visión respecto a las prórrogas de las terminales del Puerto de Buenos Aires?

B.P.: El Gobierno entrante no tenía otra posibilidad que realizar la prórroga. Porque ningún Gobierno del mundo seguiría con una licitación al día siguiente de asumir, así que es lógico que analicen bien la propuesta, sobre todo de un entorno tan estratégico como es un puerto.

Esto, cruzado con el hecho de que tal vez este plan era demasiado ambicioso, porque realizar una terminal de 3 millones de contenedores, cuando Argentina podría manejar la toda la carga que opera sin las terminales del Puerto de Buenos Aire -entre Zárate, Exolgan y nosotros-, entonces pensar en montar otra nueva terminal, el doble de grande, es difícil encontrar un inversor que te patrocine un plan así. Es un proyecto demasiado ambicioso por el momento, y eso sin la pandemia.

Entonces nuestras expectativas no eran, que no se renovasen las concesiones, porque repito llegando a último momento, tratar un tema tan delicado y complicado creo que hubiera sido imposible.

A la vez, sí nos gustaría que el Gobierno se tome ahora tiempo para analizar las necesidades reales de la Argentina y vea hasta dónde tiene sentido renovar concesiones o hacer que la carga se mueva en otros lugares como Tecplata Zarate, Exolgan mismo puede expandirse.

¿Cuál es la relación con el sindicalismo?

B.P.: Hay posibilidades de manejar la carga y llevar los puestos de trabajo, porque el que se encuentre con carga adicional, va a contratar gente. Los puestos de trabajo irían adonde vaya la carga. Por eso creo que sería bueno que se haga un análisis estratégico de lo que le conviene hacer a la Argentina, y no lo digo sólo en cuanto al interés de Tecplata.

Cualquier Gobierno, teniendo una inversión de 500 millones de dólares que está apenas operando, creo que debería pensar qué hacer con semejante inversión, el puerto ya lo tiene.

Creo que deberían tratarlo de forma mas abierta, porque hay maneras de proteger esos puestos de trabajo, tal vez construyendo nuevas opciones y haciendo las cosas de forma distinta. No creo que la solución sea seguir renovando las terminales del Puerto de Buenos Aires, como si no pasará nada.

Ahí hay tres terminales, pero nadie puede invertir pensando que en un año caducan las concesiones. No es interés de nadie mantener el statu quo así como está. Ni siquiera de los sindicatos, porque sin inversiones, no se van a poder crear puestos de trabajo.

Y si todo sigue así, puede pasar que las navieras se cansen de tener un mal servicio por falta de inversiones en infraestructura, y que Argentina se convierta en un destino feeder. Y ahí sí se perderían los puestos de trabajo. Por eso creo que la solución, no es no hacer nada y seguir adelante con lo que hay. Tienen que tratar este tema con mucha madurez y con una mirada estratégica. Tanto el Gobierno, como los sindicatos. Creo que hay espacio para mantener el interés de todos.

¿Por qué los armadores no apuestan por Tecplata, siendo una terminal tan moderna; y con tantos problemas que tienen en Buenos Aires?

B.P.: El problema principal es la disminución de carga y oportunidades, entonces los armadores no ven a la Argentina como una país donde es posible añadir servicios nuevos. La carga les está disminuyendo, entonces quizás en un contexto así no importa tanto ahora tener menos productividad.

Y luego, no nos olvidamos, que varias de las terminales que existen tienen a los armadores como dueños, los servicios de Exolgan son manejados por MSC que tiene su participación en la terminal; y no van a cambiar los buques de su terminal, yo tampoco lo haría.

Lo mismo Maersk con APM Terminal. Hay un servicio de Maersk en TRP, que sigue porque acordaron mantenerlo así, aunque ya querían traerlo a Terminal 4.

El otro servicio de TRP es el mismo que tenemos nosotros de Login; y sólo queda Bactssa, que es cierto que ahí Cosco y Evergreen no tienen una relación de propiedad con la terminal, pero no nos olvidamos que Bactssa es propiedad del Grupo Hutchinson, que tiene una relación muy estrecha con ambas líneas desde hace mucho tiempo, entonces a falta de una necesidad real de mover los buques, es complicado convencerlos.

Por más que nostros le buscamos hacer ver que ahorrarían mucho dinero y tiempo, y los clientes suyos también ahorrarían dinero, y tiempo, que al final es dinero también. Pero es muy difícil romper una situación que existe hace muchos años, y más ahora en un momento de pandemia, donde cualquier armador tiene problemas mucho más grandes que cambiar una terminal en este momento. La situación obviamente no nos ayuda.

¿Significa ésto que dejamos de luchar y de tener esperanza? No, creo que al final el hecho de ser una terminal tan moderna y competitiva, acabará por traerlos. Así como vino Login, acabaremos por atraer otros servicios.

Empezar con los booking de los servicios de Evergreen hacia Asia, eso ya podría darle una prueba de cómo trabajamos y operamos. Es como todo, cuando sos el último en llegar tienes que demostrar lo que sabes hacer el doble que los demás que estaban ahí antes. Para eso estamos trabajando.

¿Qué cantidad de contenedores están operando?

B.P.: No damos volúmenes de contenedores, porque al tener un sólo servicio sería equivalente a dar los números de ellos, así que es por un tema de privacidad de nuestro cliente, pero nuestros números son muy pequeños.

Hay que tener en cuenta que, si bien parece mucho tiempo, nosotros empezamos a trabajar recién en abril del año pasado. Todavia estamos dando pasitos pequeños.

¿Qué expectativas tiene con respecto al crecimiento de los contenedores reefer?

B.P.: Tenemos como 1600 enchufes, así que hay una capacidad de gestionar reefers muy grande, y tenemos mucha esperanza de cara al servicio de Evergreen con destino Asia.

Simplemente con el servicio de Brasil no vamos a tener muchas cargas, tuvimos una que salió a Brasil ahora, porque hubo un cliente que probó, se quedaron encantados y van a volver, pero es un cliente pequeño, fue una prueba.

Pero claramente es una oportunidad. Es difícil decir cuando se va a desbloquear el tema.

Por ejemplo, el pescado que viene de Mar del Plata, ¿les interesa?

B.P.: Sí, está garantizado que nosotros no dejamos ninguna puerta sin toca, y hacemos mucho ruido, porque sabemos que tenemos que ir a buscar la carga. Pero, este tema de la pandemia no ayudó a nadie. Cualquier discurso comercial se pasó para delante.

Ahora captamos un contrato de importación de hidróxido de aluminio, que fue una especie de milagro en este momento. Era mercadería que se movía en camión y demostramos que era mucho más económico y eficiente mover la carga por acá.

Los incentivos que ofrecen para la importación, ¿están funcionando para atraer más movimiento?

B.P.: SÍ, porque casi contrario a como va el mercado, que exporta más que importa, nosotros al revés, estamos importando más. Seguimos manteniendo las ventajas en el tema del forzoso, pero ahora todas las terminales dieron más días, así que la ventaja no se nota tanto como antes, pero sí en el high cube.

 
Fuente: Comex-Online
Centro de Navegación
Florida 537, Piso 20º, Buenos Aires, Argentina
Te 54 11 4394 0520
info@centrodenavegacion.org.ar