NOTICIAS

31/08/2015 | INFRAESTRUCTURA PORTUARIA

BAHÍA BLANCA. UN PUERTO CON NOTABLES VENTAJAS LOGÍSTICAS PARA SEGUIR CRECIENDO

Por el contador Hugo Antonio Borelli (*)

Día de la Industria Petroquímica. Este año, dos grandes inversiones marcan la impronta del constante avance y anticipan lo que vendrá con la aparición de nuevas oportunidades en el desarrollo hidrocarburífero y energético para nuestro país.

 

EL 26 de agosto de 1950 se inauguraba en la Argentina la primera planta petroquímica de América Latina. De este hito, del que se cumplen 65 años, surge esta fecha de celebración del Día de la Industria Química y Petroquímica.

 

Aproximadamente en la mitad de ese camino hasta nuestros días, Bahía Blanca incorporaba su territorio para albergar el desarrollo de esta industria, después del frustrado proyecto de la Dow Chemical en 1968. La creación por ley de Petroquímica Bahía Blanca se produjo en 1971, concebida para ser propiedad con mayoría estatal en su tenencia accionaria, pero transcurrieron diez años más hasta que las primeras plantas comenzaron a funcionar en 1981.

 

Luego del proceso de privatizaciones, con el complejo industrial petroquímico totalmente en manos privadas, se produjo un aluvión inédito de inversiones en ampliaciones y nuevas plantas, apenas comenzado el siglo XXI.

 

Ya en la actualidad, Bahía Blanca se ha convertido en los últimos años en un potente complejo industrial portuario, con el crecimiento conjunto de empresas vinculadas a la actividad petroquímica, agroindustrial y de refinerías de petróleo. Su importancia relativa es muy alta, ya que participan en conjunto en más del 70% del valor de la producción industrial local. Medida a través de su impacto nacional, representa el 40% de la producción petrolera y derivados petroquímicos del país.

 

Después de sus grandes ampliaciones y nuevas instalaciones, que representaron una inversión de más de 2.500 millones de dólares, el sector continuó creciendo e incorporando nuevas tecnologías. Desde 2003 hasta la fecha se han invertido en mejoras tecnológicas, ampliaciones de capacidad de producción, control de emisiones, sistemas de protección y seguridad y reducción de consumos energéticos, unos 700 millones dólares. El complejo industrial invierte anualmente en mejoras tecnológicas, tecnología ambiental, y ampliaciones productivas, alrededor del 2,5 al 3% de su inversión total acumulada.

 

Este año, dos grandes inversiones marcan la impronta del constante crecimiento y anticipan lo que vendrá con la aparición de nuevas oportunidades en el desarrollo hidrocarburífero y energético para nuestro país.

 

Por un lado, la ampliación en el orden del 15% de la capacidad de producción de fertilizantes de Profertil, con una inversión de unos 150 millones de dólares, tan necesario para el desarrollo de nuestras cosechas, incorporando tecnología que ahorrará agua y energía eléctrica.

 

Por el otro, la mega inversión de unos 900 millones de dólares de la Termoeléctrica Guillermo Brown, con su planta en cercanías de General Cerri y la tercera posta de inflamables en nuestro puerto, para el aprovisionamiento de combustible. Una generación, al principio, de 300 megavatios, que crecerá a los 600 y finalmente a los 900, con la implementación del llamado ciclo combinado.

 

En definitiva, el polo petroquímico de Bahía Blanca continúa transitando su consolidación, luego de superadas las etapas de puesta en marcha, crecimiento y normalización de la operación de sus plantas. Son de moderna concepción tecnológica y su operación es, en general, eficiente. La materia prima que las plantas utilizan son hidrocarburos gaseosos provenientes de yacimientos argentinos localizados en el oeste y sur del país, pero en la actualidad con un importante contenido de importaciones. El desarrollo de los yacimientos de Vaca Muerta, en materia de gas no convencional buscará cerrar esta brecha y se constituirá en una enorme oportunidad para nuestro puerto, por sus notables ventajas logísticas.

 

Por eso, toda esta lógica de mejora y crecimiento tiene, entre algunos otros, dos factores clave que concebimos como de enorme importancia estratégica, no sólo para este tipo de industria sino para todo el desarrollo local, regional y del país en su conjunto: el agua y la energía.

 

La necesidad de inversiones en nuevas fuentes aprovisionadoras de agua y en la generación de energía son comunes a cualquier región del país, pero es nuestro caso constituyen la esencia misma de la sustentabilidad en la convivencia entre las necesidades de nuestra población y el crecimiento de la producción de nuestro complejo industrial.

 

Se hace imperativo aumentar la oferta de gas natural a todos los sistemas de consumo para ir sustituyendo paulatinamente las hoy inevitables plantas de almacenaje y gasificación de Gas Natural Licuado importado, como son los procesos existentes en Ingeniero White y Escobar.

 

Sumado a la puesta en marcha de la Central Termoeléctrica Guillermo Brown, existen interesantes proyectos para la creación de parques eólicos vecinos a nuestra ciudad, y hasta en sectores dentro del mismo territorio portuario; que darían comienzo a un proceso de reconversión y tránsito hacia las denominadas energías limpias.

 

Cuando tuve el honor de que se me confiara, desde la Unión Industrial de Bahía Blanca, la realización de un libro sobre el perfil productivo de nuestra ciudad, decidí titularlo “Bahía Blanca: Ciudad Puerto Industrial Internacional”. A la postre, resultó un bautizo de lo que efectivamente somos como ciudad. El perfil de nuestro complejo industrial y petroquímico debe ser acompañado y, por supuesto, controlado porque su desarrollo y buen funcionamiento forma ya parte de la matriz de producción e ingreso de nuestra ciudad y región. Siempre ratificamos y reivindicamos que su destino debe ser sustentable con las necesidades de Bahía y la de los vecinos que convivimos en ella.

 

(*) Presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

Foto: Contador Hugo Antonio Borelli, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto.

Fuente: lanueva.com
Fuente: Global Ports
Centro de Navegación
Florida 537, Piso 20º, Buenos Aires, Argentina
Te 54 11 4394 0520
info@centrodenavegacion.org.ar